sábado, 21 de enero de 2012

"El Grito" de Munch cobra vida en un cortometraje


Hoy he visto en internet un cortometraje con una curiosa interpretación de la obra de “El Grito” pintado por Edvard Munch en 1893, una de las obras de arte más famosas de la historia.




Como sabéis la obra se enmarca dentro del expresionismo, una corriente artística que buscaba la expresión de los sentimientos y las emociones del autor, más que la representación de la realidad objetiva. Es decir anteponía esos sentimientos a las propias formas. La pintura, por tanto, se toma como un medio de desahogarse y de ver la vida desde otro punto de vista.

Para ello los pintores expresionistas utilizaban colores fuertes y puros. Distorsionaban las formas retorciéndolas y pintaban rostros desfigurados y tristes, tratando de buscar con las líneas, el transmitir el ritmo de esos sentimientos. Los cuadros expresionistas se caracterizaban por su expresividad y su fuerza psicológica a través de sus composiciones agresivas.

Edvard Munch, como otros tantos artistas, fue un hombre con una vida atormentada y llena de desgracias. Se inspiró, para realizar su obra más conocida, en un pasaje de su vida que se quedó grabado en él y el cual, el propio Munch, describió de la siguiente manera:
Paseaba por un sendero con dos amigos – el sol se puso – de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio – sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad – mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza. 

A raíz de estas palabras, Sebastian Cosor ha realizado un cortometraje representando la obra. El rumano plasma en 3D el ambiente y la atmósfera oprimente e inquitante del cuadro.  


video


¿Qué os parece? Es curioso ¿no?. Hay gente que lo ha tachado de sacrilegio, pero prefiero esta interpretación a las vistas por internet de los Simpson, Bob Esponja, etc.